•13:26


El tiempo que pasa
 
Atormentada por su pasado, Verónica, miraba a través de la ventana como caía la lluvia y se deslizaban las gotas por los cristales. Se calentaba en el brasero constantemente por el temblor que sentía en su cuerpo. Llegaba ya el atardecer y en un momento tranquilo, apareció sigiloso su marido y con agrado le comentó: "deberías airearte un poco" el estar encerrada todo el día dándole vueltas a la cabeza, sòlo te hace daño. Aquello ya pasó y ahora tienes que mirar hacia adelante, tú no tuviste la culpa.


                                                        


                                                        Mª José Urbano
|
This entry was posted on 13:26 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 comentarios:

On 30 de octubre de 2014, 21:08 , Rafael Molina Fernández dijo...

Enhorabuena por tu primer escrito publicado, sigue haciéndolo que lo haces genial.Mil besos😘😘😘 M.Carmen