•13:33



BELLEZA PARTICULAR



Sentada en la arena de la playa, con el torso girado suavemente para apreciar en toda su intensidad la puesta de sol, él observa como el astro rey enmarca su cuerpo con un brillo de luz ambarina, mientras el viento de poniente danza suavemente entre las largas mechas de su pelo negro. Su rostro es fuerte y orgulloso, sus ojos no desvelan fácilmente sus secretos. Un rostro que no llama a gritos, pero dulcemente hechiza. 


                                                                           

 

Rafael Gómez del Valle



|
This entry was posted on 13:33 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 comentarios:

On 18 de diciembre de 2016, 16:41 , El Sobrino Madrileño del Autor dijo...

Ole Ole!! Bonita forma de hablar de la belleza desde la serenidad!

 
On 19 de diciembre de 2016, 12:35 , toa la vida sin flamenco, al Fin lo encontré dijo...

Gracias campeón.
Es cierto lo que dices; pues desde la serenidad podemos ver las cosas, en este caso la belleza, pausadamente y así disfrutarla más. Un abrazo.